Antioxidantes

Podcast de la entrevista en la radio Rac1 al profesor Jesús Ángel Fernández Tresguerres Hernández, sobre los antioxidantes

Introducción:

¿De qué depende que la edad cronológica coincida con la edad biológica?

¿Por qué envejecemos, es decir, que mecanismos se activan en el cuerpo y nos provocan cambios de todo tipo?

¿Es posible influir en el proceso y retardar la muerte, sobretodo el envejecimiento?

Presentación:

Plantearemos todas esas preguntas a un investigador que hace muchos años que se dedica a estas cuestiones y que asegura que sí, que el proceso de envejecimiento se puede retardar. Saludamos a esta hora a de la tarde al profesor Jesús Ángel Fernández Tresguerres Hernández catedrático de fisiología y endocrinología experimental de la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Federación de Academias de Medicina de Europa.

Audio entrevista sobre los antioxidantes:

Entrevista en la radio Rac1 al profesor Jesús Ángel Fernández Tresguerres Hernández (catedrático de fisiología y endocrinología experimental de la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Federación de Academias de Medicina de Europa):

¿De qué depende que la edad cronológica coincida con la edad biológica?, ¿Por qué envejecemos, es decir, que mecanismos se activan en el cuerpo y nos provocan cambios de todo tipo?, ¿Es posible influir en el proceso y retardar la muerte, sobretodo el envejecimiento?

El envejecimiento es un deterioro progresivo de nuestro organismo que ocurre por una cantidad importante de oxidaciones, aunque muchos investigadores no están de acuerdo. Nosotros respiramos oxígeno y una parte de este oxígeno no se convierte en energía, como nosotros esperamos, sino que se convierte en radicales libres. Y los radicales libres no sólo afectan a la piel y la estropean sino que afectan a todos los órganos de nuestro cuerpo, tales como corazón, el hígado, al cerebro, a todos, y los van deteriorando poco a poco. Pero esto ocurre prácticamente desde al principio de nuestra vida pero cuando los motores de las células de nuestro organismo son jóvenes, están muy bien afinados y funcionan a pleno rendimiento, producen mucha energía y pocos radicales libres, así como producen muchos antioxidantes, pero cuando nos vamos haciendo mayores la cantidad de radicales libres cada vez es mayor y la cantidad de antioxidantes que vamos produciendo cada vez es menor, esto hace que nuestro proceso de envejecimiento sea un proceso exponencial, al principio es lento pero cada vez, al ir aumentando la edad, es mayor.

¿Así el oxígeno nos envejece?

El oxígeno nos envejece, pero no respirar es peor.

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres son unas formas químicas que derivan bien del oxígeno o del nitrógeno que son extremadamente reactivos y todo lo que tocan lo fulminan, sea una proteína, sea una grasa o sea el ADN. En el ADN eso conduce a situaciones de mutaciones que pueden generar tumores, si es proteínas nos van deteriorando nuestras proteínas, por ejemplo, puede opacificar (oxidar) el cristalino que es una lente proteica. Eso suele pasar a las personas mayores. Se puede evitar este proceso de oxidación del cristalino dando antioxidantes.

¿Cómo generamos antioxidantes o cómo estimulamos para generar más cantidad?

Hay sustancias que se producen en nuestro organismo y que nos defienden de esta cantidad de elementos oxidantes. Además puedes estimular que se produzcan más antioxidantes con el ejercicio y además mejoras muchas más funciones de nuestro organismo. También podemos aumentar nuestra cantidad de antioxidantes con la comida, comiendo mucha cantidad de frutas y verduras que además tienen una serie de mezclas de antioxidantes que nos ayudan en el proceso de lucha contra estas oxidaciones. Y hay algunos antioxidantes, especialmente importantes, como puede ser el vino tinto que contiene el antioxidante llamado resveratrol. Una de sus funciones es la de activar unas sustancias que se llaman sirtuinas que hacen que las células aguanten más situaciones de estrés oxidativo.

¿Hasta que punto se puede ralentizar el envejecimiento?, ¿Cuánto tiempo podríamos frenar el envejecimiento, 1 año, 2 años, 5 años, …?

El envejecimiento no es el mismo en todas las personas, todos conocemos a personas de 40 años y parece que tengan 80 o bien otras que tienen 70 años y parece que tengan 40. Esto es lo que en buena ley una medicina antienvejecimiento pretende conseguir. Si me pregunta porque esta persona de 40 años parece que tenga 80, y, ¿eso depende se su genética? En cierta medida es así pero si tratamos bien a nuestro organismo, básicamente dándole una vida sana, es decir una alimentación adecuada, con mucha cantidad de frutas y verduras, y reduciendo, no eliminando, la cantidad de proteínas, sobre todo entre los 40 y 75 años, porque las proteínas generan oxidaciones adicionales y por otro lado haciendo un ejercicio moderado. Lo que hacen los deportistas profesionales no es bueno para la salud. Hacer ejercicio moderado, es decir, que no lleve a agotarnos físicamente, estimula las defensas, estimula los antioxidantes y estimula una serie de cosas que nos benefician en sobremanera. Lo elementos tóxicos como fumar y beber en exceso, aceleran de manera irrevocable nuestro envejecimiento. Eliminando los elementos tóxicos y además haciendo una vida sana podemos conseguir que el proceso de envejecimiento sea más lento.

¿El deporte profesional sería un factor de acelerar el envejecimiento?

Pues básicamente sí, porque de hecho muchos deportistas de élite tienen problemas a los pocos años del ejercicio de la profesión, que se asocian con edades mucho más avanzadas que a las que en ellos se asocian, como por ejemplo estereoporosis.

¿La moda de correr por las calles horas y horas que ahora hay en todas las ciudades del mundo puede afectar o no. Es saludable o no. Por ejemplo maratones?

Una hora o dos horas entra dentro de lo razonable. Correr maratón 3 veces al año y correr una hora o un par de horas cada día es beneficioso para el cuerpo.

Correr es beneficio, pero lo que importa es una utilización lo más efectiva posible del oxígeno que respiramos y cuando hacemos ejercicio moderado lo que estamos haciendo es que este oxígeno que respiramos se utilice de la manera más efectiva posible, y en vez de perder el 2% en radicales libres a lo mejor sólo perdemos el 0,5 %. No le voy a quitar a nadie las ganas de correr diciendo que esto es malo, todo lo contrario, le diré que esto es bueno, pero lo que si le digo es que no se le ocurra entrenar todos los días 10 horas, no debe quedar agotado todos los días, no se debe llegar a esta situación de no poder más.

¿Existe diferencia entre la edad cronológica y la edad biológica?

Efectivamente, esta es la situación del señor que tenía 40 años y parecía que tenía 70 ó 80 años que he comentado antes, significa muy probablemente que si le investigamos su edad biológica nos encontremos que tiene muchos más años que los que dice el carnet de identidad y al revés. Eso lo podemos saber haciendo toda una serie de pruebas. Nosotros tenemos toda una serie de datos que relacionan funciones fisiológicas con edad. Estas funciones fisiológicas, cuya función más importante es el sistema inmunitario, que sirve para defendernos de las agresiones de bacterias, de virus y de otra serie de elementos, nosotros lo podemos estudiar de manera muy precisa. Con el estudio del sistema inmunitario de una persona que tiene 40 años en realidad nos podemos encontrar que es como si tuviera 65, o al revés, el sistema inmunitario de esta persona que tiene 70 años es como si tuviera 40. Pero además tenemos el sistema respiratorio, además podemos hacer unas pruebas de esfuerzo, además podemos hacer pruebas psicológicas y en todos los casos existen elementos con tablas clasificadas por edades que me dicen un señor de 40 años tiene una memoria de estas características. La persona que estoy analizando que tipo de memoria tiene. Corresponde con esta de 40 años, o no corresponde, y podemos decir que corresponde a una persona mayor o menor. En algunos casos no podemos dar una edad precisa desde el punto de vista de una cifra, y podemos decir es mayor o menor de lo que le corresponde. Pero en temas como la respiración, la medida de la capacidad respiratoria, esto me da una edad determinada, lo mismo que me lo da el sistema inmunitario y otras series de funciones. Si hacemos un suficiente número determinado de pruebas, o yo puedo hacer, como hago a mis clientes, estudiar la edad de las arterias. Las arterias se distienden mucho más cuando uno es joven que cuando uno es mayor. Hay sistemas que sin necesidad de abrir ni de mirar nada, sino sólo colocando un dedil en un dedo de la mano son capaces de analizar como se distienden las arterias cada vez que el corazón bombea un latido. En función del estudio de esta onda de pulso me dice que edad tienen las arterias de esta persona. Con toda esta seria de pruebas yo puedo establecer de una manera bastante segura la edad biológica de un individuo.

¿Profesor, y con toda esta serie de pruebas, una persona que parece mayor de lo que realmente es puede revertir este proceso?

Digamos que esto es posible y que uno de los temas más importantes que nosotros hemos podido desarrollar en nuestro laboratorio de investigación en la Facultad de Medicina de la Complutense, es que hay toda una serie de alteraciones edad dependientes que son parcialmente reversibles. Nosotros hemos conseguido revertir función hepática, función vascular, función cardiaca y función cerebral. Y, ¿cómo lo hemos revertido? Nosotros podemos estudiar en todos estos tejidos, que hay más cantidad de radicales libres, que hay más cantidad de inflamación. Y nosotros, Cómo lo sabemos? Pues hay una serie de sustancias que están relacionadas con estrés oxidativo o con inflamación y nosotros estamos en disposición de medir estas sustancias. Analizamos lo que ocurre en una rata que tiene 24 meses, que equivale a una persona de 70 – 75 años de edad aproximadamente en una persona normal y administrándole una serie de hormonas o de una serie de antioxidantes y tras dos meses de administrárselos vemos como están estas variables y vemos como disminuye la inflamación, como disminuye el estrés oxidativo y como mejora la función de toda esta serie de órganos, como por ejemplo el hígado, que es el responsable que generemos energía en forma de ATP, pues el hígado produce mucha más energía cuando lo sometemos a esta serie de maniobras.

Usted es coautor junto con Carmen Centeno Díaz del libro titulado “Comida Antienvejecimiento. 152 recetas para disfrutar mucho y envejecer poco” y el libro empieza ya asegurando que comer más de la cuenta envejece, ¿Por qué envejece?

Lo que a día de hoy sabemos con absoluta seguridad es que comer menos retrasa el envejecimiento. Y por el contrario, lógicamente, comer más envejece más rápidamente.

Nosotros, y mucha más gente, hemos podido estudiar muchos casos. De hecho los primeros datos de que se dispone que comer menos es muy bueno para evitar el envejecimiento prematuro son de los años 30 del siglo pasado. Pero esto se vió en ratas y entonces la mayoría de las personas decían “mire usted, coma menos porque hemos visto que en la rata comer más hace que vivan menos tiempo”, y todo el mundo decía, si, si, pero esto es en las ratas. Esto es un bicho que es distinto del hombre y esto en el hombre no va a ocurrir. Y se decía esto porque con la edad uno va perdiendo la posibilidad de disfrutar de otra serie de placeres de la vida y sin embargo nos sigue quedando el placer de la mesa y estamos bastante reacios a eliminar este placer. Entonces lo que ha ocurrido es que el año 2009 se han publicado unos resultados muy importantes hechos en monos que han sido seguidos durante 20 años por investigadores estadounidenses y han visto que en los monos que comen un 30% menos resulta que están mucho más jóvenes, tienen menos estrés oxidativo, pero es que además tienen menos enfermedades cardiovasculares, la mitad, menos tumores, la mitad, pero sobre todo y por encima de todo, de los 40 monos que estudiaron que comen de todo, 15 desarrollaron diabetes o prediabetes.  De los que habían comido un 30% menos ni uno solo, o sea no solamente vivían más tiempo porque se morían menos los que comían menos, sino que además estaban en mucha mejor situación desde el punto de vista físico y estaban más simpáticos y más jóvenes.

Queda claro que hay que disminuir el 30% de la comida para vivir más y mejor. Estamos calculando que 30% vamos a eliminar pero claro tenemos una chuleta en su libro que es esta pirámide alimenticia, que es lo que deberíamos comer, donde la base son las frutas y verduras y después hidratos de carbono. ¿Nos podría resumir un poco cual debería ser la base semanal?

Una vez demostrado que en los monos también funciona y hechos también estudios en humanos, donde también se vuelve a corroborar la historia, estamos todos como locos buscando alternativas, porque nadie tiene muchas ganas de prescindir del placer de la mesa, entonces lo que hemos visto son dos cosas. Una es que se puede sustituir la restricción calórica en cantidad por una restricción de proteínas. Quiere decir que en cuanto a las ratas en vez de quitarles calorías, le quitamos menos proteínas y le dejamos que siga comiendo suficiente cantidad de hidratos de carbono y de grasas, esta rata tiene los mismos beneficios que si le hubiéramos restringido las calorías un 30 %. Y esto se hace tan sencillo como que en vez de comer carne todos los días coma pescado, la misma ración de pescado tiene prácticamente la mitad de proteínas que una ración de carne. Lo que yo recomiendo es que se coma carne roja una sola vez a la semana y que coma mucho pescado el resto de los días y que tome también judías o garbanzos o lentejas que son elementos que tienen también proteínas vegetales. Yo no estoy diciendo en ningún momento que haya que prescindir de las proteínas sino que vivimos en un mundo donde estamos comiendo en exceso proteínas. Si uno piensa que esta tarde tiene una fiesta en casa de fulanito piensa en una mesa donde hay jamón, chorizo, queso y no piensa que hay lechuga y verduritas. El problema es que por un lado tenemos que restringir este exceso de proteínas a que nos conduce la vida en el primer mundo pero sin por ello prescindir del placer de comer. En el libro lo que desarrollamos fundamentalmente son muchas recetas con verduras y muchas recetas con pescado y sólo unas poquitas recetas con carne. Con la finalidad de que lo que más nos conviene, sin querer decir hacer una dieta vegetariana, pero queriendo decir que si uno se toma una fabada o se toma una paella, esto supone hidratos de carbono y una cierta cantidad de proteínas que no son muchas y esto es una comida completa. Claro si, después de una paella, uno se pretende tomar un filete de ternera entonces con mayor motivo estamos pasándonos de la raya de tomar exceso de proteínas. O sea, que tenemos que intentar buscar el máximo placer en la comida pero utilizando fundamentalmente vegetales y por supuesto pescados y mariscos y reducir la cantidad de carne. Insisto que no estoy diciendo eliminar, ni mucho menos que a nadie se le ocurra a un niño en proceso de crecimiento restringirle las proteínas. Las proteínas hay que restringirlas a partir de los 35 años y hasta los 75, porque las personas mayores también tienen tendencia a un proceso que es de atrofia muscular que se llama sarcopenia y no debemos de ninguna manera facilitar este proceso.

¿Qué papel tienen los lácteos en nuestra alimentación? ¿Qué nos recomienda usted con los lácteos?

Los lácteos en este momento parece que atraviesan un proceso en el cual hay una serie de personas que los demoniza. Hay un tema que uno tiene que tener en cuenta y es que considerado en su conjunto la humanidad y somos en este momento siete mil millones de personas, es intolerante a la leche. Pero resulta que los europeos y todos los derivados de los europeos somos perfectamente tolerantes. O sea, que no le dé usted leche a los chinos o no le dé usted leche a los africanos o a los indígenas de América del Sur. Pero todos los demás, que de alguna forma desarrollamos tolerancia a la leche en una época de hace 20 ó 30.000 años, cuando se colonizaron las zonas norteuropeas y no había sol suficiente para generar vitamina D, ya que eran épocas de glaciaciones, la leche era una fuente de vitamina D importante que posibilitaba la supervivencia de aquellas personas. Entonces, todos los derivados de los europeos somos tolerantes, en términos generales, a la leche y no hay ningún problema en tomar lácteos y no solo esto, sino que es una fuente magnífica tanto de proteínas como de calcio. Otra cosa es el tema de la grasa, que es grasa satura y no es buena. Yo prefiero usar leche semidescremada o descremada del todo, pero de esto a demonizar los lácteos va un abismo. Yo recomiendo que la gente tome leche y mucho más en el caso de las mujeres a partir de la menopausia con los problemas que pueden sobrevenirle por la falta de calcio en sus huesos y la osteoporosis que aparece por la falta de hormonas femeninas. Por supuesto que soy un gran defensor de que tomen suficientes lácteos.

Hablemos de los postres. Dice usted que hay que buscar un postre que esté en consonancia con el menú elegido. ¿Qué tipo de menú es preferido terminar, con una pieza de fruta en vez de con un lácteo o para qué tipo de postre nos hemos de decantar. ¿Cuál es el criterio que nos hemos de marcar?

Básicamente si yo le cuento que yo tomo postres de cocina probablemente una docena de veces al año y todos los demás días del año yo tomo fruta en cantidad. Si le vale el ejemplo de lo que es la manera de actuar de una persona que está plenamente conciente de lo que esto significa. Mire el hombre no está preparado para estar ingiriendo las cantidades de azúcar que tomamos todos los días. El azúcar solamente hace 200 años o 150 años que era un bien absolutamente escaso al que se tenía acceso en contadísimas ocasiones. El que ahora estemos nadando en azúcar, de la misma manera que estemos nadando en sal, es un problema que genera, entre otras cosas, el que tengamos mucha más cantidad de diabéticos del que teníamos hace poco tiempo. Si que pueden decir que la diabetes, principalmente la del tipo 2, si que aparece con el envejecimiento, con la edad y entonces como que la gente vive más, desarrolla más diabetes. Totalmente de acuerdo pero estamos ayudándole bastante. El ejemplo que ponía antes de los monos es que si comen todo lo que quieren acaban desarrollando diabetes un porcentaje importante sin embargo si restringimos la comida y sobretodo restringimos azúcares, sin querer decir una vez más, yo no soy taliban a ningún nivel, pero no tomemos las cantidades de azúcares refinados que estamos acostumbrados en postres en bebidas y en un montón de otras cosas. No nos sientan bien y cada vez se están publicando en las revistas científicas, lo he visto hace poco en un artículo muy importante sobre el problema que supone el exceso de fructosa que es con lo que están endulzados la mayoría de los refrescos que tomamos a diario y toda una serie de cosas que hay que tener cuidado con ellas. No diré nunca que no hay que tomar bebidas azucaradas lo que diré es que hay que limitar mucho su ingesta y lo mismo que esto lo digo de otros tipos de hidratos de carbono de los que se llaman de alto índice glucémico. Hay que restringir su uso y restringir no quiere decir eliminar, por lo tanto es mucho mejor tomar mucha verdura, tomar alimentos como por ejemplo, las judías, los garbanzos, todas las leguminosas que se supone tienen un índice glucémico no demasiado alto. Se toma 100 gramos de garbanzos y sólo se aprovecha aproximadamente el 60 % de sus calorías y además no pasan directamente a la sangre estimulando de manera muy intensa la producción de insulina. Todo esto es una manera de mejorar la calidad del tipo de alimentación desde el punto de vista de nuestra saluda, claro está.

Profesor, nos ha gustado encontrar ahora que hablábamos de correr y sus beneficios de que usted recomienda en el libro que tras hacer ejercicio físico una cerveza sienta la mar de bien.

Por supuesto y también digo en el libro que el vino tinto es algo muy conveniente, lo mismo que el aceite de oliva. Son tres elementos que tenemos en España, sobretodo el vino y el aceite que nos ayudan también en cuanto a ser elementos donde podemos encontrar multitud de antioxidantes que nos van a ayudar en el proceso de lucha contra el envejecimiento. Si usted tiene en cuenta que los países que tienen un índice de supervivencia más alto entre los cuales están España y todos los países mediterráneos y está también Japón, son países que consumen muchos vegetales, muchos más que otros que están más al norte y que consumen también vino tinto, en el caso de España, Portugal, Italia, Gracia y Francia. Si nos vamos más arriba de Alemania también consumen vino, pero ya es blanco, tienen menos resveratrol y no toman aceite de oliva sino que toman grasas saturadas fundamentalmente grasa de cerdo o del estilo para guisar y esto tipo de cosas son muy importantes para tener una supervivencia mayor. En Japón tienen una insista de proteínas muy baja, toman fundamentalmente pescado y la carne la toman de vez en cuando nada más y también tienen una supervivencia muy alta y también en Japón tienen muchos derivados de la soja que es altamente saludable.

—————————————————————————————————————–

Jesús Ángel Fernández Tresguerres Hernández

Según la web: http://www.cpm-tejerina.com/cuadromedico/Jesus_Angel_Fernandez_Tresguerres.aspx

Jesús Ángel Fernández Tresguerres Hernández | Cuadro Médico

Licenciado en Medicina y Cirugía. Universidad Complutense de Madrid (1971)

Doctor en Medicina. Universidad Complutense de Madrid. (1976)

Profesor Catedrático Jefe de departamento de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid (1990)

Miembro numerario de la Real Academia Nacional de Medicina (Sillón de endocrinología experimental desde 1991)

Jefe de La Unidad de Endocrinología y Antienvejecimiento de la Fundación Tejerina

Ha dirigido 32 Tesis Doctorales, ha realizado 124 Publicaciones en revistas internacionales y 68 Publicaciones en revistas nacionales.

Ha presentado más de 50 lecciones plenarias y 300 comunicaciones en congresos nacionales e Internacionales

Ha escrito 99 Capítulos de libros y publicado 17 libros.

  • 1. Neuroendocrinología (Salvat, Barcelona, 1985).
  • 2. Diagnóstico Endocrinológico (Labor, Barcelona, 1986).
  • 3. Ponencias Congreso Internacional Hormonal Steroids (Pergamon Press, London 1987).
  • 4. Posibilidades diagnósticas del GRF 1-29 (Garsi, Madrid, 1988).
  • 5. Fisiología Endocrina (EUDEMA, Madrid, 1989).
  • 6. Retrasos del Crecimiento (Díaz de Santos, Madrid, 1992).
  • 7. Fisiología Humana (McGraw/Hill – Interamericana, Madrid, 1992).
  • 8. Retrasos del Crecimiento, 2ª Edición (Díaz de Santos, Madrid 1996).
  • 9. Hormonas Instintos y Emociones (Editorial Complutense 1996 Madrid).
  • 10. Forma y Función del Organismo Humano (Mc. Graw/Hill Interamericana, Madrid 1.996).
  • 11. Enseñanza de la Medicina y Asistencia Sanitaria en Europa (Taravilla 1997).
  • 12. Superpoblación (Taravilla 1998, Madrid)
  • 13. Fisiología Humana. 2ª Edición (Mc Graw Hill-Interamericana, Madrid 1999)
  • 14. Tratado de Endocrinología Básica y Clínica. 2 Tomos (Ed. Síntesis, Madrid 2000)
  • 15. Biotecnología aplicada a la Medicina (Diaz de Santos ,Madrid 2003)
  • 16. Fisiología Humana. 3ª Edición (Mc Graw Hill-Interamericana, Madrid 2005)
  • 17. Anatomia y Fisiologia del cuerpo humano Mc Graw Hill-Interamericana, Madrid 2009)

Es Miembro de :

  • ESA (European Space Agency)
  • Sociedad Española de Ciencias Fisiológicas, desde 1973.
  • Sociedad Española Endocrino, desde 1973.
  • Sociedad Española de Fertilidad desde 1980
  • Deutsche Gesellschaft für Endokrinologie desde 1976.
  • ENEA, desde 1984.
  • Endocrine Society,U.S.A. desde 1986.
  • International organizing comitee de Hormonal steroids y Hormones and cancer.

Deja un comentario